La locura de THIRTEEN

THIRTEEN: De esas pelis que según acaban hacen que te preguntes flipada -Guauu, ¡¿¿PERO QUÉ COÑO ACABO DE VER??!- por culpa de que la historia general es muy intensa y por la dureza de algunos momentos concretos, porque alucinas con LO BIEN que actúan TODAS a pesar de lo complicados que son sus papeles, porque no te puedes creer que pasen cosas así aunque SABES QUE PASAN COSAS ASÍ, porque todo se acaba enredando hasta alcanzar una locura dramática y lamentable que parece imposible de curarse pero que puede curarse, porque está MÁS QUE BIEN dirigida y montada, porque a pesar de que la temática recuerda a las de Sofía Coppola o Larry Clark, tiene su propia personalidad, y porque, JODER,  ESTÁ GENIAL aunque no se
la recomendaría a cualquiera (porque no es para todos los públicos). 
HA MERECIDO LA PENA esperar casi diez años para verla; no me
ha defraudado EN ABSOLUTO aún con lo altas que eran mis expectativas.


Buscar desesperadamente y A CUALQUIER PRECIO identidad y espacio propio a los 13 años, en un momento en el que deberías estar haciendo cualquier cosa MENOS ESO... 
Basada en la propia experiencia de Nikki Reed, co-guionista y actriz del reparto.
(A la derecha en el cartel)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...