BUENO, BONITO Y BARATO

Como podéis comprobar, no hace falta ser un-a gran artista para hacer cosas creativas sencillas, baratas y chulísimas. Con una cartulina blanca grandota, unos post-it de colores y unos dibujitos fáciles podemos conseguir un mural de lo más simpático.