RECUERDOS DE AMELIE

Viernes, era viernes de mediados del mes de febrero de 2002, pasaban las nueve de la tarde-noche y acabábamos de salir del curso de cine en el que estábamos aprendiendo a realizar un cortometraje. A, el chico que estaba a punto de convertirse en mi mi novio, y yo regresábamos a casa cruzando la calle Madrid mientras charlábamos sobre las últimas pelis que habíamos visto. Algo después, él comentó que todos los viernes solía ir al cine, y me dijo que ese mismo iba a volver a ver una película que le había gustado mucho.
-¿Cómo se llama?- curioseé yo.
-Amelie- respondió él. -Es francesa y está teniendo mucho éxito.
(¿!) Yo no tenía ni idea de qué estaba hablando, no sabía nada sobre ese éxito ni sobre el film en cuestión, pero aún así pregunté -Oye, ¿te importa que vaya a verla contigo? Estoy bastante interesada en el cine europeo-, él aceptó y para allá que nos fuimos.
22 años, aún tenía 22 años cuando vi la película y me hizo cierta ilusión que el personaje principal: Amelie, tuviera también la misma edad.
Recuerdo la sorpresa; una grata sorpresa; recuerdo las sonrisas mientras miraba lo que ocurría en la pantalla, la fascinación por la originalidad del guión, el final feliz... Recuerdo que me pareció una peli encantadora y la sensación de buen rollo con la que salí del cine, también la alegría por haberme animado a ir con A a ver esa historia que parecía casi un cuento y la profunda admiración por un trabajo bien hecho. <<No me extraña que esté teniendo tanto éxito>> pensé. A y yo la acabamos llamando "la peli del buen rollo".
Él conocía a la protagonista Audrey Tautou, una noche había cenado con ella y con dos personas más del mundo del cine inglés en un famoso y caro restaurante del centro de Madrid. A, por aquellos entonces, estaba preparando su primera película en Londres, esa misma que meses después se le fue a la mierda, y estaba conociendo a mucha gente a priori interesante aunque luego no lo eran ni para la mitad según él, incluida Audrey.

A mí me dio igual todo eso, no quise saber más, sólo quería quedarme con las buenas sensaciones con las que había salido del cine y poder agenciarme la película cuanto antes para poder examinarla y analizarla a mi antojo.
De momento sólo he conocido a tres personas a las que no les gustó esta peli cuando la vieron; tres personas bastante coñazo, por cierto, y con las cuales ya no trato.
En su día Amélie al completo me pareció UN ENCANTO, a día de hoy (10 años después), no sólo me parece un encanto sino también UNA OBRA DE ARTE; y juro que esto lo digo sin fervor y sin exageraciones, aunque sí con una gran sonrisa. :-D
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...