¿Por qué se llama Todos contra el Arte?

Pues primero porque fue el nombre que me perturbó el sueño durante los días en los que empecé a plantearme la feliz posibilidad de empezar a editar un blog dedicado a una de mis grandes pasiones: el arte y las manifestaciones artísticas en todas sus formas. Segundo, porque me pareció bastante llamativo y fácil de recordar. Y tercero, porque me di cuenta de que, aunque parece una contradicción, no lo es en absoluto, ya que en realidad eso es justo lo que hacen los grandes artistas, las fieras del arte (como yo las llamo): ir contra el arte para crear más arte. 
Por ejemplo: Picasso y Braque exploraron y fueron contra el estilo de pintar y de representar la realidad que hasta ese momento había, y crearon así el cubismo. Antes de ellos, Los Impresionistas dieron un vuelco a la pintura captando la luz y los colores como nunca antes se habían visto. También los Surrealistas hicieron algo insólito en la historia del arte adentrándose en el inconsciente humano y representando lo que encontraban en él. El fotógrafo ruso Alexander Rodchenko miró a través de su cámara saltándose todas las perspectivas consabidas, y dio con ello un giro y un dinamismo insospechado al mundo de la fotografía y al de las imágenes en general. Los directores de cine de la Nouvelle Vague rompieron con la convencional manera de contar historias cinematográficas establecida, y así elevaron la expresión del séptimo arte a otro nivel. Bob Dylan cambió el rumbo de la historia de la música atreviéndose a tocar folk con instrumentos eléctricos y escribiendo canciones comprometidas con su tiempo. 
Los casos de artistas de cualquier disciplina que han ido contra el arte para crear más arte son numerosos a lo largo de los siglos y, gracias a ello, a esa rebeldía, a esa oposición, a ese afán de salir de lo establecido para irrumpir en caminos que no habían sido recorridos hasta el momento, el Arte y la Humanidad han avanzado, se han desarrollado generando nuevas propuestas, estimulantes reflexiones, llamativas estéticas, impactantes cambios, enriquecedores puntos de vista, necesarias críticas, novedosas formas de relacionarnos con lo que nos rodea... 
El arte contra el arte es en definitiva el resultado de una observación, de una investigación, de unas ganas de crear o encontrar algo distinto, de unas conclusiones y de un trabajo para plasmarlas que originan transformaciones importantes; además, si es bueno, si es genial, debe provocar también cambios que mejoren las cosas, sean cuales sean. 
Así pues, valga el nombre de este blog como homenaje a los valientes que se la juegan para elevarnos a todos con sus descubrimientos y propuestas fuera de lo común.