DISFRUTA DEL HOMBRE y LA MUJER de ANTONIO LÓPEZ

Aunque el artista español Antonio López es más conocido por sus trabajos como pintor, su trayectoria como escultor también es significativa. Interesado por la escultura desde que era alumno de Bellas Artes, esta forma de expresión artística ha llegado a ser para él un medio tan importante como la pintura, especialmente de cara a representar la figura humana.
En este formato, su obra más laureada es la que tiene por título Hombre y mujer (1968-1994). Está formada por dos figuras desnudas en las que López trabajó a lo largo de veintiséis años, con largas interrupciones y cambios de rumbo, y sobre las cuales el artista opinó -Ha llegado el momento de decir basta, y si le falta algo que le falte. Yo he cambiado en este tiempo, en mi interior, y eso se refleja en el hombre. En ella me quedé en 1973 y por eso tienen cierta diferencia de carácter.


Hombre y mujer tiene su origen en el fuerte interés del artista por el canon de las proporciones humanas, aunque finalmente, durante el transcurso de la creación de las esculturas, la figura del hombre adquirió una notable desproporción con respecto a la figura femenina. Ambas están talladas, ensambladas y policromadas en madera de abedul y sus dimensiones son de 195 x 59 x 46 cms para él frente a los 169 x 42 x 38 cms de ella.
      

En un principio estas obras fueron adquiridas en 1973 en Londres por la coleccionista Dorothy Weicker que nunca llegó a tenerlas en posesión ya que el artista se las llevó a su estudio para seguir trabajando en ellas. Tiempo después las esculturas pasaron a ser propiedad de una fundación creada por Weicker hasta que posteriormente fueron adquiridas por la empresa española Repsol YPF que, por extraño que suene, las donó al Museo de Arte Contemporáneo Reina Sofía en concepto de donación como pago de impuestos.


Gracias a ello, desde el año 2001 Hombre y Mujer, junto con 19 de sus dibujos preparatorios, ocupan un lugar privilegiado en las salas de exposición permanente del museo dedicadas al realismo. Al separarse definitivamente de las figuras, su autor Antonio López declaró
-La pareja me ha hecho mucha compañía, pero se quedan en un buen sitio. 


Como anécdota personal diré que impresiona mucho observarlas en vivo, hay algo en ellas de una crudeza ligeramente inquietante y sumamente hipnótica; es como si dos personas vivas y desnudas se hubiesen quedado petrificadas delante de tus narices; parecen esas estatuas vivientes
que pueden verse a veces por las calles; tanto es así que, en una ocasión, llegué a pasar miedo cuando por casualidad me di cuenta de que me había quedado por completo a solas con ellas en la enorme sala del Museo Reina Sofía donde están expuestas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...