HABLANDO de TREN DE NOCHE A LISBOA

Tren de noche a Lisboa es una película que se estrenó en el año 2013 
pero que yo descubrí en una noche de este verano 2016 por casualidad. 


Esta historia basada en un best seller del que no sé gran cosa, comienza con un inesperado e intrigante suceso: un profesor en cuya vida nunca ocurre nada destacable, una mañana camino del trabajo, sin comerlo ni beberlo, se encuentra salvando la vida de una chica que viste un llamativo abrigo rojo, que está a punto de suicidarse y que lleva consigo un libro que al profesor Raimond le va a cambiar la existencia. A partir de ahí, éste comienza una investigación improvisada entorno al suceso y ella le conduce a unos inesperados billetes que le invitan a montarse sin equipaje y sin tiempo para pensarlo, en un tren nocturno que desde Suiza le hace y nos hace viajar a una Lisboa asolada por la cruel dictadura salazarista que Portugal sufrió desde 1926 hasta 1974. 


Allí conoceremos a Amadeu de Prado, a George, a Estefânia y a otros personajes cuyas historias entrecruzadas nos narran las pasiones y vivencias de unos jóvenes militantes de la resistencia portuguesa que derivó en la liberadora Revolución de los Claveles; y todo ello sucede a través de los flashbacks narrados al profesor Raimond que queda asombrado y fascinado por la intensidad de las vidas de aquellos jóvenes valientes. 


Si alguien me preguntara por qué recomiendo ver Tren de noche a Lisboa, diría que porque es una historia que no sólo te hace reflexionar sobre lo que estás viendo sino también sobre lo que TÚ ESTÁS VIVIENDO O NO, es decir, que te hace pensar sobre tu propia existencia.


A pesar de que en algunos momentos puede resultar un poco lenta y enrevesada por la manera en la que está realizado el montaje a base de continuas vueltas atrás, insisto en que recomiendo verla y ESCUCHARLA porque está llena de pensamientos que nos pueden ayudar de cara a nosotros mismos y porque ella, en sí misma, es una buena reflexión sobre la necesitad de VIVIR.
Este que os dejo a continuación, es uno de esos pensamientos mencionados que pueden escucharse a lo largo de la película: <<Si es verdad que tan solo vivimos una pequeña parte de la vida que hay dentro de nosotros, ¿qué pasa con el resto? Vivimos aquí y ahora. Todo lo que ya ha ocurrido en otros lugares pertenece al pasado, prácticamente está olvidado. ¿Qué se podría y qué se debería hacer con todo el tiempo que tenemos por delante abierto y sin forma, ligero como una pluma en su libertad y pesado como el plomo en su incertidumbre? Hay un deseo onírico y nostálgico de volver a ese punto de la vida y tomar un rumbo totalmente diferente del que hemos recorrido y nos ha convertido en quienes somos>>.