LA FORMA DE LO ABSTRACTO


Hay demasiada gente que afirma que no le gusta el arte abstracto porque no lo entiende, porque no ve nada en él, de hecho ni siquiera consideran que sea auténtica pintura y la menosprecian con gran desdén. Supongo que esto es algo razonable, pero yo siempre les explico que en este estilo NO HAY NADA QUE ENTENDER, sencillamente hay que dejarse llevar por la imagen y, sin prejuicios, permitir que nos sugiera cosas.
El arte abstracto es una expresión que nace de los instintos, de las emociones, del subconsciente arrebatado o adormecido, de las fuerzas del ser humano, de las sensaciones, de lo experimentado... y nada de eso TIENE FORMA, de ahí que su representación HAYA DE SER ABSTRACTA. ¿Cuál es la forma de la tristeza o el dolor? ¿De qué está hecho el odio? ¿Se puede medir con un metro la alegría? ¿Qué textura tiene el cariño? ¿Cuál es el aspecto de un dolor de muelas?
El expresionismo abstracto surgió cuando los artistas llegaron a la conclusión de que representar la realidad tal cual existía ya no tenía sentido desde que las cámaras de fotos hacían ese trabajo, y comenzaron a preguntarse qué podían ellos ofrecer que no pudiera dar la fotografía. La respuesta vino a ser -lo que tenemos dentro de nosotros, el mundo de las sensaciones y las emociones sobre el que nadie ha pintado todavía.
La siguiente obra se llama Un momento de estrés, y la pongo como sencillo ejemplo de lo que siempre han pretendido los artistas que practican el expresionismo abstracto. Creo que es bastante fácil de comprender si relacionamos su título con lo que puede verse.