¿SEGUIR ADELANTE?

Ya sé lo que cuesta, ya sé lo terriblemente desmotivador que puede resultar en demasiadas ocasiones intentar vivir de algo artístico, conozco la cantidad de calamidades que puede conllevar no sólo intentarlo sino además mantener la chispa que te ayude a intentarlo, a seguir a pesar de la dureza del proceso y la constante incertidumbre, querer dejar toda esta "mierda" que te tiene hasta los cojones y NO PODER por más razones que te des...


Da igual si haces algo brillante o eres un absoluto mediocre, si miras a tu alrededor, si observas un poco a famosos músicos que no tocan ni cantan una mierda, a escritores que cuentan historias de peli televisiva de sobremesa o a gente metida en el cine sin nada que expresar, te darás cuenta de que ser bueno o malo en algo, no te garantiza absolutamente NADA.


Si eres bueno en lo tuyo, quizás te vaya algo mejor... pero ya digo que si echas un vistazo general al panorama, verás que eso no te da ninguna garantía fiable, no tiene porque abrirte puertas ni darte oportunidades que a otros parecen regalarles, no existe la "justicia poética".


Últimamente pienso que si alguien me viniera contando que quiere ser artista, un artista-creador de cualquier tipo, en cualquier ámbito, le diría con toda la tranquilidad del mundo -pues que dios te pille confesado-; aunque sé que desear ser artista y querer vivir del arte, no es lo mismo.


No, no animo a nadie a convertirse en artista, pero tampoco desanimo a no serlo a pesar de que a estas alturas ya creo verdaderamente que es una desgracia que te toque semejante deseo; algo que no has elegido y que no puedes quitarte de dentro por más que lo intentas. 
Hace unos meses llegué a la conclusión de que esto es una prueba de resistencia, curiosamente a los pocos días de pensar a fondo en este asunto, escuché una entrevista radiofónica en la que un músico muy joven que estaba intentando vivir de lo suyo en Nueva York, decía que la música es una prueba de resistencia, que en realidad cualquier arte en general lo era. El chico también afirmaba que no se trataba de si eras bueno o malo, sino de si resistías lo largo y tedioso que era el proceso de alcanzar algo a lo que agarrarse, algo de lo que comer. Este joven músico comprendía que casi todo el mundo abandonase, y yo también lo entiendo, en especial si estás tratando de tener una vida "normal" y tienes ya tu propia familia. Porque no se puede estar toda la puta vida viviendo de esperanzas, deseando que a lo mejor algún día... PASE ALGO. 


Hace poco aparecieron por casualidad dos cosas referentes a este asunto del que hablo: unas palabras autobiográficas de Picasso y una imagen que nos recuerda que, rara vez, se triunfa de repente y que las calamidades parecen ser un mal inherente en la trayectoria de un artista.
Las palabras de Pablo Picasso dicen así:
Yo he pasado más frío en mi vida que muchas otras personas. En Barcelona quemaba mis dibujos para entrar en calor. ¡Qué invierno pasé en Madrid! ¡Qué frío hacía en mi buhardilla de la calle Zurbano! No tenía ni fuego ni luz; jamás he pasado tanto frío. Y el Bateau-Lavoir era un horno en verano y una nevera en invierno. El agua se helaba. (…) Y en Boisgeloup , en aquel pabellón que no había manera de calentar, con corrientes de aire a todas horas. (…) Pues bien, puedo decirle una cosa: el frío estimula, nos pone en movimiento. Trabajamos para calentarnos y nos calentamos trabajando.


Lo cierto es que ninguna de las dos cosas consiguió animarme del todo pero, aún así, está bien que te recuerden de vez en cuando que lo que te pasa es normal y les ha ocurrido a otros muchos...


publicado en marzo de 2014