EL REENCUENTRO de MARINA Y ULAY -una historia de amor y arte

A través de los tiempos han sido muchos los romances de los que hemos sabido gracias a la literatura, las canciones, el cine o las leyendas. Quien más y quien menos conoce el amor entre Romeo y Julieta, Tristán e Isolda, Calixto y Melibea o Los amantes de Teruel; también apasionadas e intensas atracciones románticas han pasado a la historia contadas por películas como CasaBlanca, Memorias de África o incluso Titanic; pero creedme si os digo que la que protagoniza esta entrada de blog es la más increíble de la que una persona pueda tener noticia y, además, es real. Esta historia de amor, desamor, traiciones y arte sucedió así:

La primera vez que el artista Ulay vio a la performer Marina Abramovic ella estaba desnuda en la sala de un museo y se dibujaba en el vientre con una cuchilla la figura sangrante de una estrella, símbolo comunista (al menos ella la usaba con esa intención) y después se golpeaba repetidamente todo el cuerpo con una vara  para crear una performance que con el paso de los años se ha convertido en emblemática. 


Eso ocurrió en Amsterdam, corría el año 1973 y todo fue más que un amor a primera vista entre sus protagonistas porque, tras la representación, Ulay se dedicó a curar las heridas que Marina se había provocado al flagelar su cuerpo. 


Ella era serbia, él alemán. Ambos nacieron un 30 de noviembre de años distintos y se dedicaban en cuerpo y alma al que por entonces era un arte naciente y marginal: la performance. A partir de ahí, se unieron carnal, espiritual y artísticamente y decidieron formar una especie de dúo que llamaron El Otro, nombre bajo el cual ideaban y protagonizaban actuaciones radicales y extremas en las que alguna vez uno de sus miembros terminó en el hospital. 

el encuentro de marina y ulay en el moma

La temática de sus trabajos era siempre la misma pero planteada y expresada de formas diferentes: las relaciones conyugales y todo lo que conllevan tanto para lo bueno como para lo malo.

obras de marina y ulay

Tras 12 juntos (cinco de los cuales vivieron en una furgoneta) como amigos, amantes y compañeros de profesión, llegaron las discrepancias artísticas y personales. En un documental sobre Marina Abramovic presentado en 2010, ella afirma que -cuanto mejores eran sus performances peor era su vida privada-. No es difícil suponer que una relación de este tipo agotaría las fuerzas y los sentimientos de la pareja, así pues, cuando la química del amor y sus fuertes egos se mezclaron, acabaron llegando las infidelidades: ella teniendo una aventura con un amigo común de ambos mientras él, simultáneamente a miles de kilómetros, dejaba embarazada a una traductora durante los viajes de preparación de una escenificación que Marina y Ulay tenían pensada llevar a cabo en China.



Finalmente, cuando vieron que la relación se venía abajo, aprovechando los permisos conseguidos para trabajar en el país, decidieron hacer con su ruptura una nueva obra de arte conjunta, una última performance titulada Los amantes realizada en 1988. En ella Marina y Ulay comenzaron a caminar en solitario desde los dos extremos de la Gran Muralla China –él desde el desierto de Gobi, ella desde el Mar Amarillo- completando una larga caminata de 2.500 kilómetros que les llevaría a encontrarse en el centro y que finalizaría con su último encuentro y abrazo, una dolorosa despedida tras la cual dejaron de verse y hablarse durante 23 años. 

los amantes marina y ulay

Pero en el año 2010 sucedió algo. Con motivo de la exposición retrospectiva que el Museo MoMa de Nueva York dedicó a Marina Abramovic, la artista realizó una obra performance especial para el acontecimiento titulada La artista está presente, en la que guardaba un minuto de silencio mirando a los ojos de quien quisiera sentarse frente a ella en el centro de una gran sala. Allí, para sorpresa de muchos de los asistentes, el día de la inauguración apareció, a petición de la propia Marina (que días antes se había visto con él), un invitado especial: su antiguo amante y compañero de profesión Ulay; y esto fue lo que sucedió cuando volvieron a encontrarse frente a frente durante una performance tras 23 años sin hacerlo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...