LA PRIMERA VEZ

Te puede haber ocurrido con películas, con canciones o incluso con algún poema o alguna novela, pero os aseguro que la primera vez que lloras delante de un cuadro, tú eres quien más se sorprende. Para empezar porque no entiendes qué te está pasando ni por qué te está sucediendo algo así justo en un lugar tan inconveniente; pero por mucho que intentes resistirte, PASA.
La primera vez ocurrió hace mucho tiempo, en 2003 exactamente. Una tarde de principios de septiembre de aquel año, alguien y yo caminábamos por el centro de Madrid, y a mí de repente me apeteció que entrásemos en el Museo del Prado porque hacía tiempo que no lo visitaba. No tenía ni idea de qué buscaba, supongo que sólo quería entrar y pasear tranquilamente entre obras de arte; la cuestión fue que cuando lo hicimos, ocurrió algo que no nos esperábamos: en la galería central del museo, la que se utiliza habitualmente para las exposiciones temporales, encontramos que había una muestra dedicada al maestro renacentista Tiziano. Por entonces yo no sabía mucho de este artista y sus pinturas; muy de pasada había visto alguna en el Prado y poco más, y lo único que recordaba con exactitud sobre él, era que Carlos García, un pintor colega, siempre decía que Tiziano era el mejor retratista de todos los tiempos.


Una de las primeras impresiones que tuve cuando entramos en la gran sala, fue la de que aquello parecía un acontecimiento social. Como siempre, la última semana de una exposición, había atraído a multitud de rezagados que paseaban por la galería central como quien mira los escaparates en un centro comercial (cosa que no creo que sea necesariamente mala). Después de comentarle este asunto a mi acompañante, la segunda sensación que tuve fue la de que allí se estaba cociendo algo importante, y ponerme a mirar los cuadros de Tiziano y descubrir su derroche de TALENTO, me confirmó que así era.
Contemplando obras como El hombre del guante o El retrato de gentilhombre me acordé de Carlos y sus palabras de alabanza, y pensé que si Tiziano no era el mejor retratista clásico, debía de estar sin duda entre los diez mejores.


No sé qué resultaba más impresionante en cada retrato: si el despliegue de técnica, la capacidad que había tenido para captar la psicología de los protagonistas o que pareciese que éstos iban a tomar vida de un momento a otro y a salir de los cuadros. De verdad que la calidad era tan buena que asustaba.
Fue un rato después, cuando anonadada todavía por los retratos que había estado mirando, en el momento en el que menos me lo esperaba, ella llegó como un puñetazo repentino para conmocionarme y dejarme paralizada. Traída desde Florencia para esta exposición, situada en medio de la galería, tumbada, sugerente y extremadamente hermosa, mi Venus de Urbino hizo acto de presencia y el mundo entero se detuvo y dejó de existir para mí.
Creo que es imposible no enamorarse de ella a primera vista y quedar absolutamente
hipnotizada y fascinada con su belleza por toda la eternidad...


A esas alturas del recorrido, yo ni sabía ni tenía ninguna intención de saber dónde estaba mi acompañante al que hacía ya rato que había perdido, estaba demasiado conmocionada como para ser capaz de interesarme por algo más que no fuera la maravilla con la que me había topado: un cuadro que me sonaba haber visto en alguna foto pero que no conocía en realidad.


No sé si la habéis visto alguna vez en vivo, pero os juro que TANTA BELLEZA ES INSOPORTABLE. Creo que Tiziano logró confabular en esta Venus de Urbino todos los elementos para crear una obra sensacional capaz de dejar K.O. a cualquiera con un mínimo de sensibilidad artística; el tratamiento de la luz, los colores, la composición de la evidente pero a la vez sutil escena, el tamaño de la obra (19x165 cms), su erotismo, lo preciosa que es la protagonista, el resplandor que desprende.... Todo en el cuadro es SUBLIME, perfecto... Parece estar hecho por un dios o algo así.... Y yo, mirándolo, quería al mismo tiempo adorarlo, matarlo, contemplarlo eternamente, delirar en voz alta, admirarlo, babear y, por supuesto, LLEVÁRMELO; fueron terribles las ganas que me entraron de robar el cuadro... Fue entonces cuando empecé a marearme, a asustarme, a encontrarme físicamente mal... a mirar a mi alrededor hasta reparar en que uno de
los guardias del museo me observaba dándome a entender que yo llevaba más de
veinte minutos delante de la Venus y que sabía lo que me ocurría.
Me hubiese gustado pedir explicaciones a alguien, contarle lo que me estaba pasando, chillar que ese cuadro TENÍA QUE SER MÍO porque me gustaba mucho, y además ponerme a pedir un médico. Fue horrible, eran verdaderamente intensas las ganas que tenía de salir pintando con él, creí que me iba a volver loca de un momento a otro.... En ese instante fue cuando empecé a llorar y me marché rápido para no abalanzarme sobre la obra diciéndome que tendría que contentarme con llevarme a casa un póster...




En el año 1996, influenciada por un chico con el que salía en esa época, empecé a leer novelas de Anne Rice, exactamente sus Crónicas Vampíricas. En ellas, los vampiros protagonistas, suelen ser seres muy exquisitos que además de la sangre, adoran el arte. Muchas veces, en varias de estas novelas, Anne Raice relata cómo alguno de los personajes se pone a llorar lágrimas de sangre cuando admira alguna obra de arte que encuentra sublime. Esto fue algo que yo nunca comprendí cuando leía los libros y que me parecía bastante cursi y ridículo, pero que empecé a comprender a la perfección cuando me pasó aquello delante de la Venus y posteriormente con otras obras de arte.


Años después de que el impacto sobrecogedor con el cuadro de Tiziano me ocurriese,
me enteré de que hay una cosa que se llama Pathos y otra llamada el Síndrome de Stendhal,
que vinieron a verter luz sobre aquel acontecimiento desconcertante que tuvo lugar en el
Museo del Prado y cuyas definiciones os dejo por aquí para que comprendáis y
no os asustéis tanto como yo lo hice si alguna vez os suceden.

Pathos es un vocablo griego relacionado con el patetismo. Cuando se relaciona con lo artístico, 
se define como la emoción íntima que despierta una obra de arte en una persona.

El síndrome de Stendhal es como se conoce al conjunto de leves trastornos físicos y mentales 
que pueden padecer ciertas personas especialmente sensibles cuando se encuentran ante 
obras de arte o lugares que les causan gran admiración o que por algún motivo tienen 
un intenso significado emocional para ellos.

Se cuenta que en el año 1817, un escritor francés llamado Henri-Marie Beyle, cuyo pseudónimo era Stendhal, viajó por Italia para recopilar información de cara a escribir uno de sus libros. Durante una escala realizada en la ciudad de Florencia, se interesó por visitar una buena cantidad de museos e iglesias, y por admirar las innumerables esculturas, fachadas, cúpulas, frescos y demás maravillas que abundan por toda la ciudad. Dicen que extasiado ante tanta belleza, su corazón se aceleró, sudores fríos comenzaron a correr por su cuerpo y una repentina sensación de angustia acompañada de vértigos le obligó a sentarse de forma inmediata. Acababa de vivir lo que posteriormente se conocería a nivel mundial como Síndrome del viajero, Síndrome de Stendhal e incluso Síndrome de Florencia


publicado en abril de 2014
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...