LA PRECIOSA DAMA DEL ARMIÑO

¿Os habéis preguntado alguna vez qué obras formarían vuestra colección de arte si estuvierais forrados y pudierais permitiros cualquier obra que se os antojara? Por mi parte diré que la pintura de la que me apetece hablaros hoy: La dama del armiño, sería sin duda alguna, una de mis IMPRESCINDIBLES en esa colección utópica con la que de vez en cuando sueño  ;-)

(53x39 cms) pintada alrededor de 1485-90

La dama del armiño es un cuadro pintado por Leonardo da Vinci que admiro tanto por su maestría y belleza como por la paz que noto cuando lo miro.
La historia de este cuadro sólo puede reconstruirse a partir de finales del siglo XVIII, pero muchos críticos ya lo identificaban como el retrato de Cecilia Gallerani, una de las amantes de Ludovico Sforza, el protector de Leonardo en Milán. Por otra parte, se sabe que da Vinci pintó un retrato de Cecilia porque está citado en una poesía de un poeta de la corte de Ludovico. Además la propia Cecilia lo menciona en una carta de 1498 y habla de él como de un retrato realizado cuando todavía era inmaduraNacida alrededor de 1465, esta mujer fue famosa por su inteligencia y belleza, cualidades que Leonardo consiguió captar admirablemente en esta obra.
La dama del armiño, además de mostrar una poderosa caracterización, constituye una síntesis extraordinaria de movimiento y fijeza: la protagonista gira la cabeza como si la dirigiese hacia alguien que entra en la habitación, y al mismo tiempo posee la imperturbabilidad de una estatua antigua.


Los largos y elegantes dedos de Cecilia, que acarician al animal, son testimonio de su delicadeza y de su gracia aristocrática. El armiño está pintado con precisión y vivacidad. El animal está considerado como símbolo de pureza por su pelo blanco.


Como en la Gioconda, en La dama del armiño, una sonrisa imperceptible se dibuja en
los labios de la protagonista para insinuar un sentimiento, ya que da Vinci prefería insinuar las emociones a hacerlas explícitas.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...